Estás a mi servicio

ley del espejo

Ese momento en el que te das cuenta que todo es diferente. Las personas ya no te acomodan y tu tampoco te acomodas a ellas. Es un momento en donde resulta necesario un poco de soledad, en donde se hace vital un tiempo a solas para drenarte y para entenderte.

Constantemente hay estímulos en tu cabeza, estímulos que te distraen, estímulos que te enseñan, estímulos que te contraen. Y en ese mar de estímulos se vuelve urgente entender el proceso que estas viviendo para sacar las lecciones y trascender el aprendizaje, finalmente, a eso vinimos ¿no?

Respirar, meditar, ordenar, entender, vivenciar, decidir y estar en coherencia. No ha sido fácil para mi relacionarme con otros porque soy diferente, no soy buena ni mala, solo soy diferente. Lastima que lo diferente asusta y no solo es incomodo para el asustado.

¿Quién soy?

Soy Rocío, una dulce mujer y he decidido entregar cosas diferentes a las personas que llegan a mi vida, que, desde siempre, he buscado impactar de una manera nueva y que ahora me doy cuenta, he ideado la forma de sobrevivir haciendo que eso diferente no asuste, sino que guste. Jugando y saltando entre las polaridades.
 

¿Qué merezco?

Exactamente lo que entrego, por Ley de correspondencia, por Ley de causa y efecto, por Ley de vibración y ritmo. Entonces, me detengo y pregunto ¿Qué has estado entregando para recibir susto? Y debe ser que yo siento eso mismo por la idea de estar viva intentando vivir. Si recibo falta de aceptación, es porque no acepto. Si recibo cuestionamientos es porque cuestiono, si recibo falta de amor es porque yo no amo y es cierto.

No amo esa relación y si me siento utilizada es porque yo también utilizo. Cambiar mi realidad depende de mi ¿quiero volver a ser o hacerlo diferente? ¿puedo ser o hacerlo diferente? Y cuando me pierda, ¿cómo me recordaré el camino ¿quién me va a evaluar? ¿cómo sabré si lo estoy haciendo bien?

¿Cuántas veces puedo morir y volver a nacer? ¿De cuántos aspectos míos debo despedirme? ¿para qué me despido de ellos? ¿Para pertenecer o para pertenecerme? Me despido de ellos para recibir lo que quiero desde la base del recibes lo que das. Lo hago porque no me gusta lo que recibo, lo hago para sacar la incomodidad de mi cuerpo, mas para lograrlo debo sentir incomodidad en mi cuerpo.

En inevitable sentirlo. O te lo haces, o te lo hacen, pero es inevitable sentirlo. Si te lo hacen sientes traición, si te lo haces te traicionas. ¿qué cosa aleja el sentimiento de traición de mi? ¿qué me consuela?

Creo que es el saber que si lo hago y que si el cambio empieza por mi estaré expandiendo mi corazón y mi amor. Me distanciaré del ego y ganaré compasión y nobleza, además de recibir lo que entrego. Como sea que lo ponga gano más yo.

Se trata de aceptar al otro como es desde la propia aceptación de como soy.

De pensar, cuando odio algo de ti, estoy odiando algo de mi. Solo eres mi reflejo. Solo respondes a lo que yo emito. Solo tienes la fuerza que yo te doy o la importancia que yo pretendo darte.

Yo te creé en mi vida con la intensidad que yo deseé. Me deshabito para habitarte cuando debería ser, te deshabito para habitarme. Yo fuente creadora de mi realidad.

¿Cuál es la lección?

ley del espejo

Descubre la clave para ser lo que quieras ser.

En este audio gratuito conocerás la palabra que me cambió la vida y que estoy segura que transformará tu forma de ver las cosas y te dará el impulso que buscas para atreverte a cambiar tu vida.

2 comentarios en «Estás a mi servicio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *